Proyecto

LA PARTICIPACIÓN ES UN DERECHO DE LA CIUDADANÍA

La participación ciudadana para la intervención de la ciudadanía en la toma de decisiones respecto al manejo de los recursos y las acciones que tienen un impacto en el desarrollo de sus comunidades. Es un legítimo derecho de los-as ciudadanos-as y para facilitarla se requiere de un marco legal y de mecanismos democráticos que propicien las condiciones para que las personas y las organizaciones de diversos sectores de la sociedad hagan llegar su voz y sus propuestas a todos los niveles de gobierno.

El término “Participación” proviene del latín, “pars” y “capio”, que significa formar parte de un colectivo, de una comunidad; la ciudadanía o la administración son una parte más del todo. Expresa la capacidad de actuar junto con otros, que implica donación, compromiso, cooperación y responsabilidad. Con más frecuencia de lo deseado, se utiliza la palabra participación para referirse a la utilización de servicios de una institución.

Requisitos para la participación ciudadana. Para que haya participación es necesario que se den tres elementos: querer, poder y saber. El ciudadano y la ciudadana debe tener interés en hacer algo por su municipio, su comunidad, su barrio y su participación dependerá de su tiempo, de sus ganas, de su implicación, de la utilidad que tenga para él.

Existen varios niveles de participación, pero partimos de que hay que querer participar. Pero no sólo hay que querer, sino que también hay que poder. Por un lado, las instituciones han de disponer de espacios de participación donde la vecindad pueda manifestar su opinión, siendo importante a su vez que los-as vecinos-as creen sus propios espacios de diálogo donde construir discursos.

Por último, para participar hay que saber hacerlo, y por eso es necesario que las instituciones faciliten los medios para que la ciudadanía esté formada. Será necesario “enseñar” al vecino-a a elaborar discursos, puesto que a participar se aprende participando.

Por ello, para que se pueda afirmar que un pueblo es participativo es necesario contar con:

  • La Iniciativa Ciudadana: cultura participativa interiorizada en los ciudadanos. Que a día de hoy es apenas existente de ahí la importancia del proyecto: LA CIUDADANÍA HABLA. HERRAMIENTAS DE PARTICIPACIÓN A NIVEL LOCAL.
  • Un movimiento asociativo consolidado: la existencia de un tejido asociativo dinámico, vivo, favorece la relación de los poderes públicos con los-as ciudadanos-as y los recursos, manteniendo un dinamismo social. Sirva este proyecto para conocer peticiones, sugerencias del mundo asociativo y al mismo tiempo dar a conocer las funciones que realiza en su entorno.
  • La voluntad política: a pesar de que la participación se regule en nuestro ordenamiento jurídico, es voluntad de los órganos de gobierno. La apuesta por participar en esta convocatoria ya es más que significativa.
  • La existencia de canales adecuados: sin canal, sin proceso y sin medios, mi derecho es una mera declaración formal. Dentro de este proyecto se señalan los canales de comunicación que los propios colectivos han elegido: WhatsApp, buzoneo, a través de una persona, correo electrónico… dependiendo del colectivo.
  • La información: sin información no hay participación. Es el primer escalón, de ahí la importancia de elaborar una guía de recursos cultural, educativa y social para que la ciudadanía conozca de primera mano los recursos con los que cuenta su municipio. Su comarca, su provincia y su región.

Las herramientas de participación ciudadana utilizadas son una comunicación eficaz entre administración y la ciudadanía de modo que éstos puedan estar informados de las actuaciones municipales, las personas responsables de gobierno conozcan las necesidades y demandas de los-as ciudadanos-as.

Consultas. Formulario de Google. Encuesta on line. Mesa redonda. Encuesta telefónica. Consulta on-line. Mapa de empatía. DAFO. Entrevista. Preguntas abiertas. Lluvia de ideas… herramientas minuciosamente elegidas dependiendo del colectivo y la situación sanitaria existente.

Para finalizar queremos señalar la importancia de Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, para este proyecto. Se adoptaron por todos los Estados Miembros en 2015 como un llamado universal para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para 2030.

Los 17 ODS están integrados, ya que reconocen que las intervenciones en un área afectarán los resultados de otras y que el desarrollo debe equilibrar la sostenibilidad medio ambiental, económica y social.

Siguiendo la promesa de no dejar a nadie atrás, los países se han comprometido a acelerar el progreso para aquellos más atrasados. Es por esto que los ODS han sido diseñados para traer al mundo varios “ceros” que cambien la vida, lo que incluye pobreza cero, hambre cero, SIDA cero y discriminación cero contra las mujeres y niñas.

Todo el mundo es necesario para alcanzar estos objetivos ambiciosos. Se necesita la creatividad, el conocimiento, la tecnología y los recursos financieros de toda la sociedad para conseguir los ODS en cada contexto. En este proyecto los Objetivos de Desarrollo Sostenibles están muy presentes.

A través de La Ciudadanía Habla se han trabajado diferentes  niveles de participación. Existen diferentes niveles de participación ciudadana: el primero de ellos, la información y la formación, requisito previo imprescindible por el que se abren las vías de participación; el segundo nivel, la consulta y el debate, fase de diálogo que posibilita la consecución de acuerdos, y el último es la toma de decisiones y gestión compartida, que tiende a formas de cogestión y buen gobierno.

Para ello se ha planteado un supuesto irreal: si usted pudiera gastar 1.000.000€ en su municipio ¿cómo lo invertiría? Los-as vecinos-as diseñan un proyecto inventado conjuntamente con la institución (deciden cómo va a ser, con quién, cuándo, cómo, etc…) El resultado final incluye las aportaciones que han hecho esos-as vecinos-as.

Y los pone justo en el objetivo del proyecto: enseñar a participar, es decir, a decidir sobre su pueblo, porque es un derecho de la ciudadanía.

A %d blogueros les gusta esto: